¿Qué es lo peor que puede pasar en un room escape?

Cuando ya se es todo un experto escapista, o se llevan las suficientes salas como para poder elegir qué es lo que más gusta en un escape room, también se pueden empezar a ver cuáles son las cosas que menos apasionan, o que incluso puedan llegar a fastidiar una experiencia que se esperaba con ganas. Por eso es tan importante tener claro qué factores o en qué momentos se puede romper la ilusión dentro de un room escape; y sobre todo hay que aprender a no enfadarse cuando una sala no cumple con las expectativas, o no se encuentra en las condiciones óptimas deseadas … ¡No todas pueden ser tan buenas como La Mina!

Bromas a parte, en este post vamos a analizar algunas de las peores situaciones que se pueden encontrar al realizar un room escape, basándonos sobre todo en lo que los blogueros más valoran y en los aspectos que se suelen comentar en las reviews. A veces las peores situaciones nos suceden en el mejor room escape.

Pruebas rotas

Una de las peores situaciones que se pueden vivir dentro de un room escape es que haya alguna prueba importante que no funcione, y no se avise de ello previamente. Siempre se pueden romper las cosas en el momento, o por el mal uso de un grupo en concreto, o por el mismo desgaste… Pero es importante que el jugador no se encuentre con pruebas destrozadas que hagan perder el hilo o la magia de la ambientación, y sobre todo es importante que no afecte directamente al desarrollo del juego.

Candados abiertos

O en su defecto cualquier prueba que no se encuentre correctamente reseteada. A cualquier Game Master se le puede pasar un candado, o puede cerrarlo mal sin querer, o también se puede romper en ese preciso instante. Pero no es muy agradable para el jugador, aunque una buena explicación post juego será la solución en esos casos.

llaves para candados

Mal Game Master

Todos tenemos un mal día, pero un GM que no consiga que el jugador se meta en la historia desde el mismo instante que pone un pie en la sala, o que en la charla post juego no sea muy agradable, puede destruir completamente una buena experiencia.

Pistas automáticas

En algunas salas las pistas se generan automáticamente cuando los jugadores llevan un tiempo determinado en un espacio o simplemente cuando llega cierto minuto. En muchas ocasiones la pista hace referencia a algo que ya se ha hecho o que se está haciendo y no ayuda en absoluto al jugador. Hay muchos sistemas diferentes de pistas, pero lo más adecuado es que éstas se adapten siempre al tipo de jugador que acuda al room escape y sean personalizadas.

Perdido en un escape

Dificultad horrorosa

Obviamente también dependiendo del tipo de jugador, deseará que el room escape sea más o menos fácil. Pero es frustrante para -prácticamente- todos los jugadores que una prueba sea horriblemente difícil. Si la sala cuenta con algo así, es necesario que el Game Master esté atento y decida dar una pista en el momento clave que le permita al grupo avanzar. De lo contrario, éste se estancará y el ritmo de la partida caerá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *